Conjunciones adversativas

Las conjunciones adversativas son todas aquellas que contraponen o presentan opciones excluyentes y antagónicas. Por lo tanto, son recursos lingüísticos o palabras con las cuales se pueden contraponer dos oraciones o sintagmas. En este caso, la contrariedad puede ser parcial o total, dependiendo de la función de la conjunción. De esta manera, las conjunciones adversativas pueden corregir o restringir lo dicho por la primera oración o, por el otro lado, excluir totalmente un sintagma en particular mediante una expresión afirmativa que cancela la opción negativa de la misma.

Algunas conjunciones adversativas son a pesar de, no obstante, más bien, excepto, salvo, menos, sino que, antes bien y al contrario. Las más utilizadas en todo tipo de discurso son: sin embargo, pero, sino. Como se aprecia, son conjunciones que producen una contraposición que puede contrariar parcial o totalmente las partes o elementos que forman una oración cualquiera.

Ejemplo de conjunciones adversativas:

Me gusta mucho el futbol. Sin embargo, no me gusta verlo por televisión.
A pesar de todo, aún te quiero.
Me gustan los animales, excepto los reptiles.
Quiero ir al concierto pero no tengo dinero.
La tarea no la hizo Juan sino María.
Existen muchas opciones para buscar trabajo. No obstante hay que estar muy preparado para conseguir uno bueno.
Al contrario, prefiero unas vacaciones cortas.
El vino tinto no me gusta pero sí la cerveza.
Los libros suelen ser muy caros. Sin embargo, hay algunas librerías que los venden a buenos precios.
A pesar de estar caro, creo que me lo voy a comprar.