Conjunciones ilativas

Las conjunciones ilativas son una subclase de las conjunciones subordinantes. Como se sabe, este último tipo de conjunciones unen o enlazan las partes de una oración, subordinando una de ellas a la otra. Por lo tanto, las ilativas vinculan, unen o enlazan las partes de una oración poniendo como consecuencia de lo anteriormente expresado a una de ellas. De esta manera, las conjunciones ilativas crean un lazo o unión lógica que se podría llamar de carácter causal, consecutiva e incluso explicativa.

Las conjunciones ilativas más utilizadas son aunque, luego, pues, así como las expresiones, que no forzosamente son consideradas como conjunciones, por consiguiente, así que, en consecuencia, de manera que.

Ejemplo de conjunciones ilativas:

Quiero irme de viaje aunque no tenga vacaciones.
Le compraré una guitarra si aprueba todos los exámenes, pues se lo he prometido.
Se no han acabado los fondos, así que no podemos continuar con el proyecto.
Tenemos todos los archivos necesarios, de manera que podemos comenzar a analizar los datos.
Primero lo haré y luego veré si me queda tiempo.
Aunque no me guste tengo que hacerlo.
Pienso luego existo.
No te vi pues no traía mis lentes.
Es muy simpático aunque un poco serio.
Luego, más tarde, iremos a visitar a la abuela.